Nos cambiamos de casa...

Les invitamos a visitar nuestro nuevo blog...

Para hacerlo pinchen aquí.

(El sitio http://departamentojuvenil.blogspot.com estará operativo hasta abril de 2010).

XX Convención Juvenil

miércoles, noviembre 21, 2007

A nuestra Pastora Lupita.



A quienes tuvimos la oportunidad de conocerla, casi nunca la llamamos por su nombre. Guadalupe Quiroz. Inclusive, en las reuniones en las que había un sistema predeterminado protocolarmente, igual la llamamos Pastora Lupita.

En honor a la verdad, puede que existan muchos lectores de este blog que la hayan conocido más que yo. Yo la conocí, tal como conocí al Pastor Moisés, producto de las actividades del Departamento Juvenil, sobre todo, en las reuniones de Directorio, que tantas veces hicimos en la Iglesia de La Florida, a mediados de semana y hasta largas horas de la noche. Pero, mis primeras conversaciones, que sobrepasaron la simple barrera del saludo, vinieron cuando los Pastores comenzaron a desarrollar sus funciones dentro de la Iglesia de Puente Alto. Todo esto, luego del fallecimiento de nuestra amada Pastora Zulema Guajardo. Fue ahí donde la pude conocer en su enorme estatura espiritual y humana. Muchas veces, fundamentalmente en este último tiempo, me permitió la honra de estar en su mesa y conversar mucho con ella. Una mujer tremendamente sabia. Una adelantada a los tiempos. Una esforzada mujer cristiana, fundadora de nuestra Iglesia, quien a muy corta edad comenzó a servir al Señor. Y lo hizo hasta hoy, el último día de su vida terrena. Demás está agregar, que ella fue Jefa de Dorcas de la Clase de Casas Viejas, hasta que su esposo, el entonces hno. Moisés fue nombrado Encargado de Obra, en la entonces Clase de Bellavista, la que al pasar de un tiempo se convirtió en Iglesia, en la actual comuna de La Florida. Eso, desde el año 1967. Hasta que el 2003, nuestra Pastora Zulema fallece y en las Conferencias del año del 2004, en las Conferencias de la Iglesia de San Carlos, son trasladados a la Iglesia de Puente Alto, casa central y matriz de nuestra Misión.

Este año, cumplía 55 años de matrimonio con nuestro Obispo, Rev. Moisés Peralta Guajardo.

Actualmente, se desempeñaba como Pastora Diaconisa de la Misión y como Presidenta del Departamento de Dorcas de nuestra Misión, cargo en el que fue recientemente re-elegida, hace unas semanas atrás en la Convención de Dorcas, de la que ella fue anfitriona.

Es nuevamente la pérdida de una madre. Nuestra querida "mamadre", como hubiese dicho nuestro Nóbel Poeta. Es ahí donde entran una serie de cuestionamientos y los sentimientos actúan sediciosa y tétricamente, sobre todo de manera contradictoria. Muchos creen que el cristianismo nos hace eximirnos de nuestros sentimientos. Y no es, ni debe ser, así. Nuestro Señor Jesucristo lloró ante la tumba de su amigo Lázaro. Entonces nadie nos quitará nuestro derecho a llorarla y a recordarla como la querida persona que fue. Y aquí entra lo contradictorio. En mi Iglesia, cuando fallece un hermano, mientras se le vela, se hace un gran almuerzo, en el que participan todos los asistentes a esa capilla ardiente. En una ocasión le preguntamos a la Pastora Lupita por qué se hacía eso. Y ella dijo, que cuando un hijo de Dios partía a los cielos era una fiesta. Y es ése el otro sentimiento contradictorio. Como cristianos tenemos la dicha tremenda de que ella ha tenido la enorme "ganancia" de haber llegado a los brazos del Señor. La muerte, para nosotros los creyentes, significa la vida, porque creemos en que ella, tal como todos, los que han muerto en el Señor, en el Día del Señor, se levantarán de sus tumbas. Porque fiel es, aquél que vestido de las ropas de un humilde carpintero de Galilea, dijera hace casi dos mil años atrás: "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá" (Juan 11:25). Por ello, albergamos la esperanza de verla viva y radiante en la Nueva Jerusalén, en el hogar que nuestro amado Jesús ha ido a preparar.

Todo esto es esperanzador. Las palabras del filósofo Immanuel Kant vienen a mi mente, en esta sencilla evocación: "En el mundo hay un cúmulo de cosas que no entenderemos jamás, pero en el mundo nuevo, Dios, probará que todo fue necesario". Y creemos, que esto ha sido necesario, puesto que la voluntad de Dios siempre es buena, agradable y perfecta.

Un abrazo fraterno a todos mis hermanos y hermanas de la Iglesia Pentecostal Naciente, sobre todo a nuestro querido Pastor Moisés y a su familia.

Pastora Lupita, aquí, tristemente, decimos ¡Adiós!...

Creemos ferviente que arriba, en los Cielos, están diciendo, alegremente, ¡Bienvenida!

Hno. Luis Pino Moyano.

Director, Departamento Juvenil.

"Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe:

Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen".

(Apocalipsis 14:13).

2 comentarios:

Jetzy dijo...

Es verdad lo que dice mi amigo Luis, pensamientos contradictorios, la lamentable noticia que nos ha impactado a todos los que conocimos a la -pastora Lupita, asi siempre la llmamos todos, la repentina noticia de su sencible fallecimiento me estremecio, no puedo dejar de pensar en tantas cosas, como estara el Pastor, me pregunto a cada instante, hoy enla mañana al darme cuenta de lo que pasaba, ore al Señor y le dije que le podia decir yo, no puedo intervenir en tus propositos y en tu voluntad, solo que nos ayude a aceptarla sea esta cual fuere, que le de fuerza a nuestro Obispo y a nosotros que podamos sustentar los brazos del siervo, lo unico que se y aqui concuerdo plemanente con mi amigo Luis, es que en nosotros queda la tristeza de su repentina muerte Pastora Lupita, pero se que en el cielo hoy hay fiesta...
Esperar solo en Dios que consuele a Nuestro Pastor, a su familia, y a la congregacion....

Mauricio Pereda Ruz dijo...

Que se puede agregar a esto... solo puedo decir que le agradesco a Dios el honor de haber sido hijo de esta mujer... pues ella era mi Pastora...
a los 8 años llegue al evangelio y para mi siempre fue una madre...
cuando llegaba de la escuela me servia la once,
cuando estaba triste me aconsejaba,
Cuando no teniamos que comer... ella nos enviaba la comida obviamente guiada por el Señor... siempre me protegió... siempre me defendió... aun cuando me equivoque ella me cubrió... y me enseño; cuando no podia mas ella me levantaba con sus sabios consejos...
era mi Madre... y le doy grasias a Dios porque en este tiempò Dios me hiso volver a la iglesia despues de un año y medio... y pude verla... pude hablar con ella... pude decirle que la amaba...
hace 2 semanas atras me dio sus consejos nuevamente, pude sentir su abrazo, y una caricia en mi cara, y me dijo que estaba feliz de verme, me dijo que fuera fiel y que jamas me olvidara del amor que Dios a tenido hacia mi vida...
Luis escribio que habian algunos que la conocian mucho mas que el, y uno de esos fui yo, pues pude conocerle a la perfeccion, soy testigo de cuanto amaba a los niños, pues uno de esos niños fui yo... cuanto amaba y luchaba por la juventud de la iglesia... pues uno de esos jovenes fui yo...
porque esa mujer con su amor marcó mi vida... solo espero que Dios levante mujeres con el amor que tenia esta sierva del Señor...

muchas veses cuando muere alguien, todos hablan bien de esta persona diciendo que era santa y muy buena...
la unica diferencia entre aqueyos velorios y el de la Hermana Lupita es una... pero una que marca la diferencia.
todo lo que se dijo de ella
"ES VERDAD".
con cariño y mucho agradecimiento a Dios por haberme concedido el privilegio de que esta mujer fuese mi Madre.

El Pastor Juanito Manzor dijo que esta mujer era una revolucionaria y magister en el amor...

y saben ... eso... tambien es verdad.
Dios les bendigaaaaa!!