Nos cambiamos de casa...

Les invitamos a visitar nuestro nuevo blog...

Para hacerlo pinchen aquí.

(El sitio http://departamentojuvenil.blogspot.com estará operativo hasta abril de 2010).

XX Convención Juvenil

viernes, noviembre 10, 2006

Salvos como por Fuego.

Por David Miranda Salas.

¿Enseña 1 Corintios 3:15 la doctrina del purgatorio?

LA IGLESIA CATÓLICA romana asegura que existe un lugar de castigo temporal en el estado intermedio conocido con el nombre de purgatorio. En este sitio todos aquellos que mueren en paz con la iglesia, pero que no son perfectos, deben pasar por un fuego purificador. Después de un tiempo, que puede ser largo o corto en proporción a la culpa, estas personas son trasladadas al cielo.

¿De dónde extraen estas enseñanzas los católicos? ¿Hay alguna base bíblica para esto? Ellos encuentran su fundamento principal para esta doctrina en el libro apócrifo de 2 Macabeos 12:39-45. Para los evangélicos este argumento no representa ningún problema ya que este libro es considerado no inspirado divinamente y por tanto no es autoritativo en manera alguna. Pero también hay quienes afirman encontrar la doctrina del purgatorio en el pasaje de 1 Corintios 3:15 en donde leemos: “Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.”

Ya en el siglo IV, Agustín de Hipona señalaba que ciertos cristianos citando 1 Corintios 3:11,ss afirmaban que si habían sido bautizados y creían en Cristo, serían salvos por fuego, castigados en proporción a la magnitud de sus pecados y de la duración de sus hechos vergonzosos, pero no con fuego eterno. Más tarde en el siglo VI, fue Gregorio Magno quien propagó la idea del purgatorio. Citando l Corintios 3:12ss dijo que debemos creer que existe un fuego purgatorio antes del juicio para ciertas ofensas leves. Aun en nuestros días esta forma de interpretar 1 Corintios 3:15 continúa. Como ejemplo de ello la Biblia católica de las ediciones paulinas en su comentario a este versículo señala: En aquel día, es decir, el día del Señor, el día de juicio, se salvarán, pero después de una purificación, “como quien pasa por el fuego,” o sea, en el purgatorio.

También la Biblia latinoamericana en su nota marginal sobre 1 Corintios 3:15 dice: Este texto apoya la creencia en el purgatorio, o sea, en una purificación dolorosa en el momento de la muerte o después de la muerte para los que no se hayan entregado totalmente a Cristo.
¿Enseña 1 Corintios 3:15 la doctrina del purgatorio? ¿Habla Pablo realmente en este pasaje de un fuego purificador después de la muerte? ¿A qué se refiere este versículo? Una sana aplicación de las reglas de interpretación nos permitirá entender en forma adecuada este pasaje.

En primer lugar debemos utilizar la regla conocida como “La analogía de la Escritura” o “mensaje de la Biblia entera”. Sostiene que la Biblia debido a que tiene un solo gran autor, el Espíritu Santo, posee una armonía general de doctrina fundamental que corre a través de toda ella. La Biblia se interpreta a sí misma y lo oscuro en un pasaje puede ser iluminado por otro con mayor claridad. Además afirma que ninguna declaración única ni ningún pasaje oscuro puede poner a un lado una doctrina que se halle claramente establecida por varios pasajes.

De acuerdo con la analogía de la Escritura, extraer la doctrina del purgatorio de 1 Corintios 3:15 plantea varios problemas extraordinariamente graves. A continuación los consideraremos brevemente:

a) La Biblia en su mensaje general señala que después de esta vida, ya sea en el estado intermedio o en la eternidad, sólo hay dos lugares: el cielo y el infierno. Lucas 16:19-31; 23:43; 2 Corintios 5:8; Filipenses 1:23; Apocalipsis 14:13.
b) El hecho de aceptar la existencia de un lugar en donde el fuego puede expiar pecados contradice la muy clara enseñanza neotestamentaria de que la sangre de Jesucristo es la única que expía las culpas. Isaías 53:5-6; Juan 1:29; 1 Juan 1:7.
c) La existencia del purgatorio implicaría que el creyente al morir aun no podría tener total seguridad de la salvación. Esto contradice notablemente lo que enseña el Nuevo Testamento tocante la seguridad de salvación que tiene el creyente desde el mismo momento en que cree en Jesucristo como salvador. Juan 5:24; 6:47; Romanos 8:1; 1 Juan 5:13.

En segundo lugar para interpretar correctamente el pasaje objeto de estudio es fundamental hacer un análisis del contexto inmediato. De este modo será posible entender cómo encaja 1 Corintios 30:15 en el hilo del pasaje. La primera epístola de Pablo a los corintios comienza con elementos introductorios entre los cuales hay saludos y acciones de gracias, 1:1-9.

Luego el apóstol procede a tratar su primer gran tema en la carta: una exhortación a la unidad, 1:10-4:21. En este pasaje son combatidas las ideas partidistas que habían proliferado en Corinto, ya que ellas quebrantaban la unidad de la iglesia. Dentro de esta sección encontramos que Pablo primeramente muestra el hecho de las divisiones, 1:10-17. En seguida presenta las causas de las divisiones, 1:18-4:4. La primera causa ha sido una mala interpretación del mensaje por parte de los corintios, 1:18-3:4. La segunda es una equivocada comprensión de lo que es el ministerio cristiano, 3:5-4:5.

En este contexto se encuentra 1 Corintios 3:15. Los hermanos de Corinto tenían una concepción errada de lo que son los ministros del evangelio. Pablo les hace ver que no son más que siervos, y la realidad es que quien actúa es Dios, 3:5-9. Por tanto a los ministros les toca ser responsables por los materiales adecuados en la construcción del templo de Dios, que es la iglesia, 3:9-17. El apóstol afirma que él como sabio arquitecto colocó entre los corintios el verdadero fundamento, ahora aconseja que cada uno observe cómo edifica sobre ese fundamento que no es otro que Cristo mismo.

Pablo asevera que es posible emplear en el edificio materiales de valor diverso. Algunos son duraderos como oro, plata y piedras preciosas, pero otros perecederos como heno, madera y hojarasca. Debe notarse que Pablo utiliza la metáfora de un edificio. Los materiales son parte de la misma metáfora y el incendio (fuego) viene a completar la figura. Les recuerda que viene el día. Se refiere al día del Señor, 1 Corintios 4:5. La obra de cada uno será manifestada, será probada por fuego, subsistirá o será consumida. Quedará para unos la recompensa y para otros la pérdida de su trabajo. Norman Hilleyer, al comentar esta porción escribe: El fuego revela la calidad de la obra hecha aquí sobre la tierra: no es un medio de mejorar el carácter de aquel que la hizo[1].

Pablo no piensa para nada hablar sobre el purgatorio, sino más bien se refiere a la prueba que el Señor realiza con las labores ministeriales realizadas acá en la tierra.
Dice Lewis Johnson: Se debe poner de relieve que Pablo tenía en mente constructores y obras, no creyentes y vida; el tema es servicio, no salvación[2].

La recompensa del obrero fiel será no solamente su propia salvación, sino además la conservación de su obra. Pero aquel que ha empleado malos materiales tendrá el dolor de ver perecer su obra y el fruto de su trabajo, aunque él mismo será salvado como quien escapa entre las llamas. Carlos Erdman hablando sobre esta última expresión dice que ella: Se ha hecho proverbial para describir una evasión apurada y peligrosa. También puede describir el ardor de la vergüenza, desilusión y remordimiento que sentirá el ministro cristiano cuya obra aparentemente próspera se descubra por fin que es baladí, sin valor, zafia, ilusoria[3].
Esta interpretación que hacemos de 1 Corintios 3:15 encuentra un hermoso paralelo en 2 Corintios 5:10. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

Llegará el día en que los que edificaban adecuadamente recibirán recompensa; pero para otros no habrá recompensa, aunque ellos de igual modo son salvos, pero casi como escapando de un incendio.

Sin duda toda la sección de 1 Corintios 3:9-17 es una fuerte advertencia para los ministros del evangelio. Cristo es el fundamento y cada uno debe saber edificar sobre él. Si lo que edifica es correcto una recompensa gloriosa espera. De lo contrario, la obra se quemará y él mismo se salvará aunque como por fuego

[1] 1 Corintios en Nuevo Comentario Bíblico. (El Paso: Casa Bautista de Publicaciones), 1977, p.783.
[2] 1 Corintios en Comentario Bíblico Moody. (Chicago: Editorial Moody, 1971) p. 292.
[3] Erdman, Carlos. La Primera Epístola de Pablo a los Corintios. (Grand Raids: T.E.L.L., 1974), p.50.
Tomado de la Revista Conozca. http://www.conozca.org/

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tantas confusiones por confiar en los hombres en lugar de Dios. La Biblia misma se interpreta sola pero hay que escudriñarla.

Anónimo dijo...

yo creo en dios,es mas, yo siento la necesidad,de congregarme,se,que devo aceptar a cristo como mi señor y salvador de mi alma,he aprendido a conocerle y a amarle,yo llevo muchos años estudiando las sagradas escrituras,sin embargo no asisto a ninguna iglesia, no creo en las religiones,muchas veces se me a ofresido estudios,pero yo solo creo,en la palabra,porque se que fue inspirada por el espiritu santo de dios ,se que hay muchos falsos profetas,que trataran de engañar,debo reconoser que temo ser engañada por estos,yo jamas he tenido ayuda de nadie,para entender,estudio,escudriño la palabra,sola en mi hogar,se que hay un cielo y un infierno,y no hay mas,yo quiero ser meresedora de esa vida aun mas exelente,de la vida eterna,que nuestro señor jesucristo,ofrese gratuitamente,para todos cuantos quieran resibirle.por ahora segire estudiando,escudriñando,ya que confio que con la ayuda de dios,lograre entender,cual es su divina voluntad.,sean ustedes muy bendesidos...amen

Anónimo dijo...

hola hnos,yo soy la persona que hiso el comentario anterior,he estado estudiando, el evangelio segun san marcos y luego segire con el libro de los echos de los apostoles,sigo pidiendo ayuda a dios para entender,he leido salvos como por fuego,pienso que de verdad,el ministro david miranda salas,es un siervo de dios,un instrumento en las manos de dios,y un gran aporte para la humanidad,yo conosi un baron de dios,el estudio teologia,de echo el fue que me recomendo leer marcos y echos,sin duda el podria aberme ayudado mucho,en todas mis dudas,a entender los misterios que se encuentran en las sagradas escrituras,el es de stgo,yo de concepcion,el es profesor ,yo enfermera,primero pense,dios lo puso en mi camino,pero paso algo que yo nunca jamas en mi vida,imajine que,pasaria me enamore perdidamente,de aquel hombre,ahora solo le pido a dios que me ayude,que ponga paz en mi corazon,porque yo nunca podre estar con el,disculpen si les he incomodado,pero hoy me siento muy triste..,bendiciones para ustedes mis hnos

Anónimo dijo...

mi estimado "Anónimo",por lo que veo, te han confundido todas aquellas interpretaciones que tildan de "absolutas". pero sólo te recuerdo que los apóstoles de Cristo, anduvieron con él aprendiendo las Escrituras por tres años. Te aconsejo que estudies la Biblia con otros hermanitos con el conocimiento teológico adecuado. si tu haces tu propia interpretación puedes caer en en un dogmatismo religioso. con todo respeto deseándote bendiciones att. "Mim"